Debido a la película «Enemigo al acecho» se cree que Vassili Zaitsev (225 bajas confirmadas) fue el mejor francotirador de la URSS, pero nada esta mas alejado de la realidad, Vassili fue bueno pero no esta ni entre los cinco mejores, Vassilli es el mas famoso pero no el mejor.

El título del mejor francotirador soviético es para Ivan Sidorenko con 500 bajas confirmadas.

Nació el 12 de septiembre de 1919 como parte de una familia de campesinos humildes de la región de Smolensk. Iván tuvo una niñez tranquila, al terminar la escuela se matriculó en La Escuela de Arte de Penza, pero en 1939 la abandonó y se enroló en el ejército rojo. En 1941 se encontraba estudiando en la academia militar de infantería de Simferopo, en Crimea, fue trasladado de urgencia junto con sus compañeros para ayudar en la defensa de la capital de Rusia, Moscú, que se encontraba asediada por las tropas alemanas. Inicialmente adscrito a una compañía de morteros como segundo teniente, Sidorenko se reconvirtió a si mismo en francotirador y se dedicó a “cazar” alemanes.

Luego de abatir a decenas de enemigos el alto mando le ordenó enseñar sus habilidades y técnicas a otros jóvenes formando excelentes francotiradores que se cobraron un alto precio en vidas enemigas. Sidorenko oficialmente era el ayudante del comandante del 1122° Regimiento de Infantería del Primer Frente Báltico, un cargo que servía para despistar a los numerosos francotiradores alemanes que le seguían la pista para eliminarle y acabar con el mejor instructor de francotiradores del Ejército Rojo.

Entre 1941 y 1944 Sidorenko abatió a 500 soldados enemigos (muertes confirmadas) y entrenó a 250 francotiradores, su lema de “Un disparo, un muerto” se hizo famoso en todo el mundo y fue explotado hasta la saciedad por la propaganda comunista.

Fue herido de gravedad en Estonia en 1944, es condecorado con el título de “Héroe de la Unión Soviética”, una de las mayores condecoraciones soviéticas. No logró recuperarse del todo de sus heridas y para evitar que fuese abatido por el enemigo Sidorenko fue apartado del frente por orden del alto mando.

Tras el fin de la guerra los héroes ya no eran necesarios pues les quitaban protagonismo a los miembros del Partido Comunista, y fueron convenientemente olvidados por el régimen.

Sidorenko dejó el ejército y trabajó como minero en Cheliabinsk, en 1974 se trasladó a Dagestán para jubilarse y fallecería un 19 de febrero de 1994.


Aviso: NotasNet.info es un portal de noticias con fin recreativo y sin ánimo de lucro

ntpc