ntpc

En la década de los treintas, en los municipios de Playas de Rosarito y Tijuana, Baja California Norte, sus habitantes refirieron que veían extraños objetos voladores muy luminosos que salían de las aguas del océano Pacífico, fuera en el día o de noche.

Objetos que se desplazaban en ocasiones a gran velocidad y, en otras, en un movimiento lento. Pero, más extraordinario resultó cuando de estos objetos descendían unos seres que fueron descritos entre 1.80 y dos metros de altura, que tenían unos trajes oscuros a los que sólo se les veían los ojos y que llegaban a las playas procedentes del Pacífico, donde “ellos” mismos aseguraban tener una base al fondo del océano.

El mensaje era muy claro y puntual: “nosotros estamos muy al pendiente de las acciones de los humanos”, aseguran los investigadores locales, que recientemente participaron en el Quinto Encuentro Ovni internacional de Tijuana.

Cabe recordar que el 75% de nuestro planeta es agua y el resto es tierra firme, es decir, esto les permitiría a los extraterrestres construir colonias o bases en zonas donde los humanos no nos hemos desplazado, ya sea a nivel del mar o en su fondo, esto debido a que no hay exploración.

Durante varias décadas, la mayoría de los avistamientos al norte de México y sur de Estados Unidos, se han registrado con objetos que llegan de las aguas del océano Pacífico, que en su mayoría son esféricos que se desplazan a baja altitud y una velocidad moderada, lo que permite que decenas de personas logren captarlos, pero siempre denotan una cierta inteligencia y son, como afirma el investigador Ovni, Dino de Labra: “objetos que no vuelan, sino que están flotando, ya que no presentan ningún tipo de movimiento”.

Se afirma que desde esta base intraoceánica, se tiene comunicación con diversas personas que trabajan para el despertar de la consciencia cósmica, que es un trabajo de información a la sociedad de que extraterrestres ya estarían entre nosotros y que desearían entrar en comunicación de una manera en bajo perfil, pero que este incidente nos recuerda a lo que sucedió cuando la civilización alienígena Amizicia, que se instaló en Pescara, Italia, tenía como finalidad crear un nuevo orden mundial a partir de la paz, pero que lamentablemente no llegó a concretarse este proyecto.

Esta misma historia la encontramos en Playas de Miramar en Ciudad Madero, Tamaulipas, bañado por las aguas del Golfo de México, donde se refiere que a 40 kilómetros de distancia se encuentra una base submarina extraterrestre que se encargaría de resguardar a los habitantes de este municipio cuando se ven amenazados por los huracanes que vienen del Caribe, por lo que en el 2013 el gobierno municipal puso un “busto extraterrestre” e instituyó el “día del marciano” en agradecimiento a los alienígenas.

¿Estamos preparados?

Los científicos afirman que sí existe en algún grado la “vida” e inclusive puede darse “vida inteligente” en alguna parte del Universo.

No seríamos los únicos en este basto sistema en el que habitamos, pero no necesariamente esa “vida” tendría la capacidad tecnológica para estar entre nosotros.

Sin embargo, los investigadores Ovni afirman que todo lo medimos desde el punto de vista de la actual ciencia, pero qué pasaría si fuera con una tecnología más avanzada, donde no se pudiera medir con lo que conocemos actualmente. ¿Será posible esto?

La mayoría de las encuestas de opinión que se han realizado tanto Europa, Estados Unidos y México, dejan en claro un profundo interés de la ciudadanía por los Ovnis y una amplia creencia en la vida extraterrestre, pero sobre todo, lo que más llama la atención, es que se considere que “ellos” ya están entre nosotros, ¿estaremos preparados para un contacto?

Quizá usted pueda asegurar que sí, pero muchos otros dirán que no, pero en este punto debemos de tener una consideración muy importante.

En cuantas ocasiones al salir de vacaciones, al momento que vemos un insecto, nos espantamos y deseamos inmediatamente matarlo, porque nos da miedo y no deseamos estar cerca de ese animal que consideramos que nos hará daño; con este ejemplo, nuevamente le hago la pregunta ¿Estamos preparados? Cuándo quizá esos seres sean muy distintos a nosotros y se parezcan mucho a los insectos, a un árbol, a un pez.

También debemos considerar que “ellos” serán acordes a las condiciones climatológicas, geológicas y gravitacionales de donde habitan. Así que debemos de prepararnos para el verdadero contacto con seres que no necesariamente deben de ser igual a nosotros, esto los estudiosos Ovni lo han dicho en varias ocasiones, que el contacto puede ocurrir en cualquier momento.

Por: Yohanan Díaz Vargas


Aviso: NotasNet.info es un portal de noticias con fin recreativo y sin ánimo de lucro

ntpc