Recientemente se conoció que la agencia espacial estadounidense (NASA), firmó un contrato por USD 10.000.000 para analizar la posibilidad de transformar los cohetes usados en estaciones espaciales.

Lo que más llama la atención del proyecto es su antigüedad: cinco décadas. Fue propuesto por Wernher von Braun, un ingeniero aeroespacial de la Alemania nazi, quien estaba convencido que esta sería la forma más barata de construir una estación espacial.

Von Braun se destacó por el desarrollo de misiles balísticos antes de la Segunda Guerra Mundial y por el diseño del cohete V-2 para el Tercer Reich. El científico nazi huyó en 1945 a Estados Unidos debido a la Operación Paperclip para colocarse al servicio de Washington. Y obtuvo la nacionalidad de ese país.

¿Es viable este proyecto de reciclaje?

El proyecto consiste en el envío de dos cohetes al espacio, uno con tripulantes para construir la estación y el otro portará combustible para reabastecimiento. Cuando los dos se encuentren en órbita, la tripulación desocupará cualquier residuo de combustible del cohete de hidrógeno e instalará allí el equipo.

Jeff Manber, director general de NanoRacks, una compañía privada que está incorporada en el proyecto de la NASA, asegura que la idea es más asequible e implica menores riesgos que la construcción en superficie y posterior puesta en órbita. Para determinar si este proyecto de reciclaje es viable, han sido contratadas las empresas NanoRacks, United Launch Alliance y Space Systems Loral.


Aviso: NotasNet.info es un portal de noticias con fin recreativo y sin ánimo de lucro

ntpc