El ex miembro de las SS nazis Oskar Gröning, conocido como el “contable de Auschwitz” por su rol en la muerte de miles de personas en ese campo de concentración, murió a los 96 años, informaron ayer fuentes judiciales.

Gröning fue condenado en julio de 2015 a cuatro años de prisión en un proceso en Luneburgo, en el noroeste de Alemania, por colaborar en el asesinato de al menos 300.000 personas.

En ese juicio admitió haberse incautado del dinero de los judíos deportados al campo de concentración y exterminio de Auschwitz y de haber vigilado la llegada de los transportes al complejo.

Gröning falleció el viernes en un hospital, señaló un portavoz de la fiscalía de Hannover.

En enero, la justicia de Hannover rechazó la petición de indulto presentada por el nonagenario, su último recurso para evitar la cárcel. A finales de diciembre, la Justicia determinó que debía entrar en prisión, pese a su elevada edad.

Durante décadas, las personas que colaboraron de forma indirecta en asesinatos masivos no fueron sentadas ante la justicia.

El cambio de enfoque judicial, que permitió llevar ante el juez a quienes cooperaron con la maquinaria de exterminio nazi, vino propiciado por la condena de John Demjanjuk a cinco años de prisión en 2011 por complicidad en más de 28.000 asesinatos en el campo de exterminio de Sobibor.

Hasta entonces las Fiscalías alemanas sólo presentaban demandas contra aquellos sobre los que podían demostrar una participación directa en los delitos, debido a una sentencia de 1969 de la Corte Suprema que sostenía que no todo aquel que estuvo involucrado en la maquinaria asesina de los campos de concentración podía ser responsabilizado por todo lo que ocurrió dentro.


Aviso: NotasNet.info es un portal de noticias con fin recreativo y sin ánimo de lucro

ntpc