Los expertos de la agencia espacial estadounidense NASA le dan solo unos meses al observatorio espacial “Kepler”. El satélite con el nombre del astrónomo alemán Johannes Kepler (1571-1630) lleva nueve años en el espacio buscando planetas, pero ha llegado el momento de su jubilación.

Para que la caza de exoplanetas, es decir, planetas fuera de nuestro Sistema Solar, pueda continuar, la NASA ya tiene preparado un sustituto: el telescopio “Tess” (Transiting Exoplanet Survey Satellite), que será lanzado hoy a las 22:32 GMT de Cabo Cañaveral, Florida, a bordo de un cohete “Falcon 9”.

Es la primera vez que la NASA requiere los servicios de la empresa privada SpaceX para una misión científica. Hasta ahora, SpaceX solo se encargaba de enviar suministros a la Estación Espacial Internacional (ISS) con su cohete “Dragon”.

La misión de “Tess”, que ha costado unos 200 millones de dólares, tendrá en principio dos años de duración. El telescopio es prácticamente tan grande como un refrigerador y cuenta con cuatro cámaras. “En el ‘Falcon 9’ parece un juguete”, dice el jefe de la misión, George Ricker.

Tras el despegue pasarán dos meses hasta que “Tess” se instale en la órbita planeada y comience a recabar datos. Al igual que “Kepler”, “Tess” observará la luz de determinadas estrellas. Si disminuye temporalmente, podría significar que un planeta ha pasado por delante.

“Tess” podría encontrar tanto pequeños exoplanetas rocosos, como enormes cuerpos celestes, y cubrirá un sector del espacio mucho más grande que el que cubre su predecesor.


Aviso: NotasNet.info es un portal de noticias con fin recreativo y sin ánimo de lucro

ntpc