¿Alienigenas o seres humanos sobre la faz de nuestro planeta muchos millones de años antes de lo que la ciencia lo afirma?

Estaba de excursión junto a su mujer y su hija en la zona de Antyelope Spring a unos 70 kilometros del Delta, en el estado de Utah, Estados Unidos, recogiendo crustáceos prehistóricos llamados trilobites en un estrato de pizarra.  Su hija le acercó una piedra que parecía interesante.

Meister le dio un golpe seco a la roca de pizarra que se partió en dos y dejó al descubierto una imagen que sorprendió al hombre. No había dudas que eso era una pisada humana y como para reafirmarlo, bajo la marca reposaba la imagen de un trilobite aplastado por la marca. Los trilobites son utilizados para datar este tipo de piedras pues son originarios del período Ordovicio. La pizarra surge como producto del proceso natural de sedimentación y compactación de la arcilla.

A finales de este período se produjo una desaparición masiva que terminó con la extinción de más de la mitad de las especies animales existentes. Esto le sirve a los científicos para marcar el fin de este período y el inicio del Silúrico.

huella

El trilobite es una especie de artrópodos extinto que existió hasta hace unos 250 millones de años. De más está decir que en esta época, según la ciencia oficial, los seres humanos no habían aparecido aún sobre el planeta, razón por lo cual la huella hallada en Utah plantea todo un problema. La medida de esta huella humana es de 32 centímetros de largo, 11,25 de ancho y 7,5 de profundidad en el talón. Pero sin dudas, lo más impresionante es que justamente el talón había aplastado un trilobite y la huella tuvo que haber sido impresa, por los  menos hace 200 millones de años, en tiempos de los trilobites. ¿Cómo es posible?

Esto es un hecho inconcebible, ya que se supone que el hombre apareció hace unos 3 millones de años y solo hace unos 10.000 utilizó el calzado. Este descubrimiento, en realidad debía haber impresionado al mundo científico, pero tal como sucede la mayoría de las veces, se lo ignoró al solo efecto de no investigar ni mover las piezas de la historia oficial. Todos los hombres de ciencia sabían que no hay duda que se trata de una roca de pizarra y para colmo la huella contiene no uno, sino dos trilobites. Uno de ellos en tan buenas condiciones que ha sido catalogado como perteneciente a la especie Elrathia kingii. Por tanto, no hay dudas. Hay una huella fosilizada de una sandalia humana con un trilobite, un animal marino extinto, dentro de la huella marcada por el talón y es obvio que un humano estuvo en tiempos de los trilobites.

Clifford Burdick, otro geólogo de Tucson, Arizona, investigó el descubrimiento de William Meister, y el día 20 de julio de 1968, cavando en esa misma zona, él mismo encontró en una plancha de pizarra la huella del pie desnudo de un niño, con los cinco dedos claramente marcados. El pie no parece haber tenido mucho arco y el dedo pulgar no es muy prominente.

Por su parte, Dean Bitter, un docente de la escuela pública de SaltLake City declaró que encontró, en agosto de 1968, más marcas de calzados o sandalias en el área de Antelope Spring. Pero no había trilobites aplastados por estas huellas, aunque sí se encontró uno pequeño cerca de las marcas de pisadas, en la misma roca.

La comunidad científica no ha movido un dedo desde entonces. Pero la pregunta sigue flotando en el misterio: ¿Pudo haber seres humanos sobre la faz de nuestro planeta muchos millones de años antes de lo que la ciencia lo afirma? ¿Dónde, cómo y cuando desaparecieron? ¿O tal vez hubo varias humanidades antes de la que nosotros conocemos?


Aviso: NotasNet.info es un portal de noticias con fin recreativo y sin ánimo de lucro

ntpc