nd

Adolf Hitler logró conquistar gran parte de Europa con sus famosos Panzer y la táctica de la Guerra relámpago (Blitzkrieg), que combinaba bombardeos con ataques estratégicos de blindados. Sin embargo, con el estancamiento de la guerra, el líder de la Alemania Nazi llegó a soñar con un tanque de proporciones gigantescas, una verdadera bestia de acero: el Landkreuzer P. 1000, conocido con el nombre en código “Ratte”, la Rata.

Su nombre en alemán significa “crucero terrestre”, y da cuenta de la idea detrás de su creación: dotar al Tercer Reich de una suerte de acorazado sobre orugas, con 35 metros de largo, 14 de ancho y una altura de 11.

La colosal máquina fue diseñada por la compañía armamentista de aceros Krupp AG y empezó a desarrollarse en julio de 1942, según el libro Armas Secretas de Hitler, de Giorgio Bergamino y Gianni Palita.

Un impactante poder de fuego

El megatanque se destacaba por su poder de fuego: llevaba 2 cañones navales de largo alcance, además de 2 torres Maus, con piezas de 128 milímetros para atacar tanques más pequeños, cada una de ellas con su correspondiente cañón coaxial de 75 mm. También contaba con otros 2 cañones, de 15 mm, ubicados en cada lateral para enfrentar infantería o vehículos de menor envergadura y 8 cañones antiaéreos Flak 38 de 20 mm. para defenderse de posibles bombardeos.

El tanque, de unas 1000 toneladas, iba a necesitar de ocho motores de lancha torpedera Daimler-Benz MB501 de 20 cilindros para traccionar y poder movilizarse, y unas 20 personas para operarlo.

Pero hay algo que esta enorme máquina no pudo resistir: la realidad. Su inmenso tamaño lo hacía casi imposible de maniobrar, ni pensar en atravesar una ciudad o una aldea con este “crucero terrestre”: era más ancho que la mayoría de las calles.

Tampoco se podría encontrar puentes que aguantaran su peso para cruzar ríos. Además, su funcionamiento suponía un enorme gasto de recursos en un momento en que comenzaban a escasear en el frente soviético.

El proyecto del Landkreuzer P. 1000 Ratte fue finalmente cancelado por el ministro de Armamento y Producción de Guerra aleman, Albert Speer. Fue reemplazado por su primo más liviano, el Panzerkampfwagen VIII Maus, o “Ratón”, un tanque de 200 toneladas diseñado por Ferdinand Porsche. Su desarrollo se retrasó tanto que, cuando cayó el régimen, solo se habían producido unos pocos prototipos que terminaron como trofeos de guerra de la Unión Soviética.


Aviso: NotasNet.info es un portal de noticias con fin recreativo y sin ánimo de lucro

ntpc