Israel deportará a la hija de un superviviente del Holocausto que había pedido la nacionalidad israelí, porque su padre se había convertido al cristianismo, informó este lunes el diario israelí Haaretz y confirmaron a Efe fuentes oficiales.

La Autoridad de Población e Inmigración israelí ha rechazado la petición de obtener la nacionalidad de Rebeca Floer, una mujer sueca de 64 años, alegando que su solicitud no encaja con lo establecido en la Ley del Retorno que permite a cualquier persona que tenga un progenitor o un abuelo judío obtener la nacionalidad israelí.

“El abuelo de esta mujer fue un judío, pero su padre se convirtió o vivió como un cristiano. Según la Ley del Retorno, si cambias tu religión no puedes obtener la ciudadanía o estatus. Y esto afecta a todas las generaciones posteriores”, explicó a Efe Sabin Hadad, portavoz del organismo de Inmigración.

Floer niega que su padre se convirtiera a otra religión y asegura que nunca abandonó o negó el judaísmo y que ella, hija de madre cristina y que fue bautizada de niña, abandonó el cristianismo y se considera judía.

Además, desmiente pertenecer a una organización misionera evangélica, como creen las autoridades israelíes, relata el Haaretz.

Hace unos dos años esta psicóloga sueca comenzó los trámites para vivir en Israel, que visitó por primera vez hace diez, y presentó papeles que avalaban sus raíces judías y la muerte de familiares en el Holocausto.

La afectada argumenta que sufrió antisemitismo en Suecia cuando era niña y que llegaron a dibujarle una esvástica en la puerta de su casa, y apela a lo que percibe como un creciente antisemitismo en Europa para que se le abran las puertas de Israel.

Sin embargo, las autoridades migratorias consideran probado que su padre se convirtió al cristianismo, han rechazado su apelación y le han dado a Floer hasta el próximo domingo para abandonar el país.


Aviso: NotasNet.info es un portal de noticias con fin recreativo y sin ánimo de lucro

ntpc