Varias huellas de dinosaurio de una precisión jamás vista han sido identificadas por científicos en una capa de roca extraída de cerca de la ciudad surcoreana de Jinju.

Un total de cinco huellas forman un grupo y cuatro de ellas han sido atribuidas con certeza a un mismo animal bípedo que corrió por el barro húmedo hace decenas de millones de años. Un equipo internacional de geólogos y paleontólogos consideró que el autor de las huellas fue un dinosaurio al que han bautizado como Minisauripus y que sería el terópodo más pequeño conocido hasta ahora.

Se trata de la primera muestra encontrada “donde impresiones de piel perfectas cubren toda la superficie de cada una de las huellas”, explicó Martin Lockley, profesor de la Universidad de Colorado en Denver (EE.UU.), cuyas palabras recogió este lunes el sitio web universitario.

“Las huellas se formaron en una capa muy sutil de barro fino”dijo el científico estadounidense, que comparó este soporte con “una capa de pintura fresca de solo un milímetro de espesor”. Cuando el pequeño dinosaurio, del tamaño de un mirlo, pisó aquella superficie firme y pegajosa, sin resbalar ni deslizarse, la textura de la piel de la planta del pie quedó grabada con todo detalle, explicó.

Las huellas fueron descubiertas durante unas excavaciones a gran escala por el científico coreano Kyung Soo Kim, quien estaba a cargo de la prospección paleontológica y posteriormente integró el equipo investigador. Soo Kim vio la primera huella en una losa rota de roca y detuvo los trabajos hasta que recuperó el resto de huellas.

Índices clave

Las dimensiones medias del conjunto son de 2,38 por 1,93 centímetros, según detallaron los investigadores en un artículo que publicó la revista Nature Scientific Reports. Las huellas están bien espaciadas, lo que permitió a los investigadores calcular que la longitud media de la zancada era de 39,6 centímetros.

Una huella se conservó peor que el resto porque tiene sobreimpresa la pisada de un pterosaurio, un animal volador mucho más grande y que vivió también durante el Cretácico, un periodo que comenzó hace 145 millones de años. Sin embargo, los científicos no destacan tanto esta insólita coincidencia como la baja proporción, menos del 1 %, de huellas de dinosaurios que conservan rasgos de la piel, mientras que la muestra de Jinju representa perfectamente el patrón de la piel que tenía el Minisauripus.


Aviso: NotasNet.info es un portal de noticias con fin recreativo y sin ánimo de lucro

ntpc