Vitya Cherevichkin  fue fusilado el 28 de noviembre de 1941, en Rostov, cuando tenía tan solo 16 años, porque escondía palomas en su casa. Los nazis habían prohibido a la población civil que criara esas aves por temor a que las emplearan para comunicarse.

Se dice que Vitya envíaba palomas con mensajes desde la ciudad ocupada por los alemanes (Rostov del Don) a las tropas soviéticas. Sin embargo, el joven Vitya tenía una gran pasión por ayudar a estos animales, siempre tenía semillas de girasol para alimentarlas.

Sea como fuese, un día de costumbre, una vecina , Anna Ivanova, observó por su ventana como un soldado alemán llevaba al joven al cobertizo y disparó hacia sus palomas, muchas volaron. Luego, se llevó a Vitya a la plaza y fue fusilado sin previo juicio; el permaneció tendido en la pared, con una paloma muerta en sus manos.

Se le recuerda con un monumento en su ciudad natal.

A esto se suma que sus nombre se popularizó en las canciones populares: Bajo el relato «Vitya Cherevichkin vivió en Rostov»

Un fragmento transliterado al español de la canción:

«Vitya Cherevichkin vivió en Rostov.
En la escuela, lo hizo bien,
y en su tiempo libre, como siempre, él
corría a sus palomas.

Las palomas, mis queridos,
Vuelan hacia el cielo nublado.
Palomas, eres de alas
azules , Azul voló hacia el cielo.

Paloma, querida,
vuelas al cielo nublado…»


Aviso: NotasNet.info es un portal de noticias con fin recreativo y sin ánimo de lucro

ntpc