¿Será que la vida tiene distintas formas y en realidad estamos buscando lo que no tenemos que buscar?

Durante siglos, el ser humano se ha resistido a pensar que está solo en el universo. El Estudio Roscosmos lanza un vídeo documental en el que explica la complejidad que entraña la búsqueda de alguien que se nos parezca.

Hasta ahora, todos los intentos de la raza humana por hallar vida extraterrestre inteligente han sido en vano. No se ha encontrado a nadie que contacte con ella ni a nadie que dé señales de vida. A pesar de que, como explica el Estudio Roscosmos, en los años 70 del siglo pasado se enviase hasta los confines del mundo todo un ‘arsenal de cultura’ humana: saludos en 55 idiomas, fragmentos de obras de conocidos compositores, los más variados sonidos de la Tierra… Un ‘venimos en son de paz’ que no ha recibido respuesta.

¿Es posible que estemos buscando erróneamente? Es la pregunta que se hace el astrofísico ruso Lev Guindilis. Quizás la vida misma tenga formas tan variadas que no deberíamos buscar a nadie que se nos asemeje. O quizás que no entendamos bien cómo funciona el Universo y que, en realidad, los miles de millones de años de civilización humana no sean suficientes para que el Universo nos muestre sus secretos.

“No nos da tiempo a cruzarnos con nuestros iguales”, es la triste conclusión a la que podríamos llegar, sugiere el documental del Estudio Roscosmos.

La opinión de Vladímir Lipunov, astrofísico y catedrático del Instituto de Astronomía Pavel Shternberg de la Universidad Estatal de Moscú y doctor en Física y Matemáticas, añade misterio a la ardua tarea de buscar —y encontrar— vida extraterrestre. Recuerda que existen 1.000 millones de planetas que son miles de millones de años más antiguos que la raza humana. ¿Hemos llegado tarde?

“Lo que existe, si existe, es extremadamente inimaginable y está delante de nosotros en miles de millones de años”, añade. Pero el ser humano continuará negándose a creer, con esperanza, que está solo. Y es que casi todos los meses los científicos anuncian el descubrimiento de planetas parecidos a la Tierra, de que algunos poseen agua y, con toda probabilidad, formas de vida primitiva, explica el Estudio Roscosmos.

El desengaño por la misteriosa señal WOW que el ser humano interceptó hace 40 años y que resultó provenir simplemente de cometas, como la música, sonidos y saludos en 55 idiomas enviados al espacio que no han recibido respuesta, no son suficientes para que el ser humano responda afirmativamente a la pregunta de su vida: ¿estamos solo en el Universo?


Aviso: NotasNet.info es un portal de noticias con fin recreativo y sin ánimo de lucro

ntpc