ntpc

Luego de hablar telepáticamente con ellos decidió llevar sus comunicaciones al siguiente nivel, yendo a la oficina de correos.

El Dr. Hugh Mansfield Robinson, un abogado de Londres creía que los alienigenas eran seres amables que deseaban la paz con los humanos. Según él, los supuestos extraterrestres eran muy parecidos a los humanos, vivían en casas, conducían autos y disfrutaban de placeres simples, como beber té y fumar pipa.

Robinson sabía todo esto porque se había comunicado telepáticamente con una mujer marciana llamada Oomaruru desde principios de la década de 1920, o al menos eso afirmaba. En marzo de 1926, también tuvo una sesión con un investigador psíquico y un médium cuya mano escribió el alfabeto marciano y dibujó un boceto de Oomaruru. Un periódico británico, el Sunday Referee, describió más tarde el dibujo, diciendo que tenía una “boca caprichosa, mitad sonriente, ojos oscuros, penetrantes, nariz curiosa y orejas muy grandes”.

Aunque todo esto puede parecer absurdo hoy, a principios del siglo XX, muchos científicos creían en la posibilidad de vida en Marte. El descubrimiento de lo que los astrónomos identificaron como canales en el Planeta Rojo (observado por primera vez por Giovanni Schiaparelli en 1877) había excitado las imaginaciones, y con inventos como el teléfono y la radio, la ciencia continuamente convertía lo que antes parecía imposible en algo posible. Además, el ascenso del Espiritualismo en el siglo XIX -basado en la idea de la comunicación con los muertos- siguió siendo popular, con defensores notables como Sir Arthur Conan Doyle, alentando a la gente a creer que ponerse en contacto con el más allá era una actividad que valía la pena.

carta telegrafo
El reporte original del encargado del telégrafo

En octubre de 1926, Robinson decidió llevar sus comunicaciones con Oomaruru al siguiente nivel, yendo a la oficina de correos. En ese momento, la Oficina de Correos General de Londres había abierto recientemente la Estación de Radio Rugby, que servía como centro mundial de radiotelegrafía. Una nota extraída de la Central Telegraph Office de Londres explica que Robinson hizo los arreglos para transmitir un mensaje hacia marte por una tarifa estándar de larga distancia. La transmisión, programada para las 11:55 de la tarde del 27 de octubre, usó la longitud de onda solicitada de Robinson de 18,240 metros. Consistió en tres palabras: Opesti, Nipitia, Secomba. Sus significados siguen siendo un misterio.

Los empleados postales se quedaron con un receptor sintonizado a una longitud de onda de 30,000 metros, que Robinson dijo que era la preferencia de los marcianos. Lamentablemente, no recibieron respuesta. Sin inmutarse, Robinson esperó dos años para que el Planeta Rojo se acercara nuevamente a la Tierra. Y luego, en octubre de 1928, hizo otro intento.

Esta vez, los mensajes decían “M M Lov to Mars x Erth” y “M M God is lov”. Fueron transmitidos a las 2:15 a.m. el 24 de octubre. De nuevo, no llegó ningún mensaje discernible desde Marte.

Robinson culpó al equipo. “La longitud de onda de 18,700 metros utilizada por la oficina de correos no pasa por la capa de aire enrarecido, y por lo tanto las señales se reflejan alrededor de la tierra”, dijo a Associated Press. “Los marcianos estaban muy molestos de que las señales no pudieran llegar a ellos. Estuvieron sentados durante horas para recibir las señales”.

En diciembre, Robinson hizo otro intento. Esta vez usó una torre de radio de Brasil, armada con longitudes de onda de más de 21,000 metros. Desafortunadamente, cambiar los hemisferios no cambió los resultados.

La misión de Robinson se calló hasta enero de 1930, cuando aparentemente prescindió de la comunicación por radio e informó que telepáticamente había conducido una entrevista con Oomaruru para la United Press. En su supuesta conversación, ella sugirió abrir un Colegio de Telepatía. También expresó consternación por la falta de paz mundial después de casi 2000 años de “escuchar las enseñanzas de Jesús”. La telepatía, creía Oomaruru, haría del mundo un lugar mejor. No solo ayudaría a los humanos a llegar a Marte, sino que también ayudaría a simplificar la comunicación aquí en la Tierra. Robinson creía que era el “eslabón perdido en el progreso”. Estaba frustrado por las ineficiencias del teléfono (números equivocados, señales de ocupado), que desaparecerían, dijo, “cuando el mundo aprenda a telepatizar”.

Seis meses después, un corresponsal de United Press informó que Robinson había abierto la Facultad de Telepatía, con seis maestros y un perro telepático llamado Nell. Para ayudar a formar el cuerpo estudiantil, Robinson ofreció clases gratuitas durante un mes a los primeros siete alumnos. Explicó que a cada uno se le exigiría tener “completa castidad y abstinencia de la carne, el alcohol y el tabaco, junto con una buena salud y el deseo de buscar el desarrollo espiritual”. El papel del perro Nell no se aclaró.

El artículo también señaló que, al momento de escribir, solo había un alumno, llamado Claire. Además de cumplir con los requisitos antes mencionados, también firmó una declaración de membresía en la que acordó obedecer sus reglas, guardar sus secretos (a menos que sea “obligada por un tribunal de justicia competente”) y usar sus poderes para el beneficio de otros.

No se informaron más detalles sobre la asistencia o los éxitos en la prensa. Sin embargo, Robinson volvió a los titulares en 1933 después de afirmar que estaba telepáticamente en contacto con Cleopatra, que vivía en Marte como esposa de un granjero. Esto puede no haber complacido a su propia esposa, que una vez le dijo a los periodistas que no permitiría que sus experimentos se realicen en casa. “No habrá tonterías en esta casa”, dijo.

Robinson continuó sus comunicaciones telepáticas con Oomaruru y Cleopatra durante unos años, pero murió en 1940 a los 75 años sin haber hecho ningún contacto por radio con Marte. Durante los últimos años de su vida, al menos, parece que respetó los deseos de su esposa y mantuvo la tontería al mínimo.


Aviso: NotasNet.info es un portal de noticias con fin recreativo y sin ánimo de lucro

ntpc